Cómo evitar el shimming y protegerse de este tipo de hackeo

En el mundo digital de hoy en día, la seguridad es uno de los temas más importantes a tener en cuenta. A medida que la tecnología avanza, también lo hacen las técnicas utilizadas por los ciberdelincuentes para obtener acceso a información y cometer fraudes. Uno de estos métodos de hacking más recientes y preocupantes es el shimming.

El shimming es una técnica utilizada por los hackers para robar datos de las tarjetas bancarias con chip EMV y crear tarjetas fraudulentas. A medida que las entidades financieras implementan medidas de seguridad más estrictas, como la tecnología de chip EMV, los ciberdelincuentes también buscan nuevas formas de superar estas barreras. El shimming es una evolución del skimming, una técnica utilizada para robar información de las bandas magnéticas de las tarjetas. Con el auge de los chips EMV, los ciberdelincuentes se han adaptado y ahora utilizan dispositivos de shimming para robar información de los chips EMV y crear tarjetas magnéticas falsas.

En este artículo, exploraremos en qué consiste el shimming, cómo funciona y cuáles son las señales de alerta que debemos tener en cuenta. También discutiremos las medidas que los consumidores pueden tomar para protegerse del shimming y qué acciones deben tomar las entidades financieras para prevenir este tipo de fraude. Es importante estar informado sobre el shimming y tomar precauciones para evitar convertirse en víctima de este tipo de hackeo.

Navega por nuestro contenido

¿Qué es el shimming y por qué representa un riesgo de hackeo?

El shimming es una técnica de hackeo utilizada por los ciberdelincuentes para robar información de los chips EMV de las tarjetas bancarias y crear tarjetas fraudulentas. El término "shimming" viene del hecho de que los hackers colocan dispositivos delgados y similares a un "shim" (una cuña utilizada para ajustar y equilibrar) en los terminales de pago. Estos dispositivos están diseñados para leer y grabar información de los chips EMV.

Una de las razones por las cuales el shimming representa un riesgo de hackeo es que los chips EMV están diseñados para brindar una capa adicional de seguridad a las transacciones. Estos chips utilizan un proceso de autenticación llamado "criptograma dinámico", que genera un código único para cada transacción. Esto hace que sea extremadamente difícil para los ciberdelincuentes copiar o falsificar la información de la tarjeta con chip EMV. Sin embargo, el shimming es una forma de superar esta seguridad y obtener acceso a la información en el chip.

Otra razón por la cual el shimming representa un riesgo de hackeo es porque muchas personas aún no están familiarizadas con esta técnica. A medida que las entidades financieras y los consumidores se vuelven más conscientes de los peligros del skimming, los ciberdelincuentes buscan nuevas formas de cometer fraudes. El shimming es una técnica relativamente nueva y, por lo tanto, las personas pueden no estar alertas a las señales de alerta. Esto hace que sea más fácil para los ciberdelincuentes llevar a cabo sus ataques con éxito.

¿Cómo funciona el shimming y cuáles son las señales de alerta?

El shimming funciona a través de dispositivos delgados y similares a una tarjeta que se colocan en los terminales de pago. Estos dispositivos están diseñados para leer y grabar la información del chip EMV de la tarjeta cuando se introduce en el terminal. A diferencia del skimming, que implicaba la conectividad con la banda magnética de la tarjeta, el shimming se centra en el robo de la información del chip EMV.

Cuando un consumidor introduce su tarjeta en un terminal de pago comprometido, el dispositivo de shimming lee y graba la información del chip EMV. Esta información luego se utiliza para crear tarjetas magnéticas falsas que los ciberdelincuentes pueden utilizar para realizar transacciones fraudulentas. Dado que la información del chip EMV es mucho más segura que la información de la banda magnética, los ciberdelincuentes utilizan el shimming para superar esta seguridad y obtener acceso a los datos de la tarjeta.

Existen varias señales de alerta que los consumidores deben tener en cuenta para detectar un posible ataque de shimming. Estas señales incluyen:

1. Dificultad para insertar o retirar la tarjeta: si la tarjeta no se desliza suavemente en el terminal de pago o tiene dificultades para retirarla, esto puede ser una señal de que hay un dispositivo de shimming en el interior. Los dispositivos de shimming a menudo interfieren con el proceso de inserción y retiro de la tarjeta.

2. Terminal de pago dañado o manipulado: si el terminal de pago muestra signos evidentes de manipulación o parece estar dañado, esto puede indicar que hay un dispositivo de shimming instalado. Los ciberdelincuentes a menudo manipulan los terminales de pago para instalar dispositivos de shimming sin que los consumidores lo noten.

3. Transacciones no autorizadas en la cuenta bancaria: si un consumidor nota transacciones no autorizadas en su cuenta bancaria, esto puede ser una señal de que ha sido víctima de un ataque de shimming. Los ciberdelincuentes utilizan la información robada del chip EMV para crear tarjetas falsas y realizar transacciones fraudulentas.

Es importante estar atentos a estas señales de alerta y tomar medidas inmediatas si sospechas que has sido víctima de un ataque de shimming.

¿Qué medidas pueden tomar los consumidores para protegerse del shimming?

Aunque los consumidores no pueden controlar completamente la presencia de dispositivos de shimming en los terminales de pago, hay medidas que pueden tomar para protegerse contra el shimming. Estas medidas incluyen:

1. Utilizar tecnología contactless: una forma de protegerse del shimming es utilizar la tecnología contactless para realizar pagos. Las tarjetas contactless utilizan la comunicación por radiofrecuencia (RFID) para realizar transacciones sin contacto físico con los terminales de pago. Esto significa que los consumidores no tienen que insertar o deslizar su tarjeta en el terminal, lo que reduce el riesgo de ser víctima del shimming.

2. Evitar dispositivos sospechosos: es importante prestar atención a los terminales de pago y evitar utilizar aquellos que parecen dañados, manipulados o que presentan signos de interferencia. Siempre es mejor optar por utilizar terminales de pago en establecimientos de confianza.

3. Monitorear las transacciones: los consumidores deben revisar regularmente sus estados de cuenta bancarios y estar atentos a cualquier transacción no autorizada. Si se detecta alguna actividad sospechosa, se debe informar de inmediato a la entidad emisora de la tarjeta y tomar las medidas necesarias para protegerse contra el fraude.

4. Proteger el PIN: los consumidores deben tener cuidado al introducir su PIN en los terminales de pago y asegurarse de que nadie pueda verlo mientras lo ingresan. Esto ayudará a prevenir el acceso no autorizado a la información de la tarjeta.

5. Mantener el software actualizado: es importante asegurarse de que el software de los dispositivos utilizados para realizar transacciones esté actualizado. Los fabricantes de terminales de pago a menudo emiten actualizaciones de seguridad para abordar posibles vulnerabilidades y proteger contra técnicas de hackeo como el shimming.

¿Qué acciones deben tomar las entidades financieras para prevenir el shimming?

Además de las medidas que los consumidores pueden tomar para protegerse del shimming, las entidades financieras también deben implementar acciones preventivas para evitar este tipo de fraude. Estas acciones incluyen:

1. Generación de firmas en datos transaccionales no estáticos: las entidades financieras pueden implementar medidas de seguridad adicionales utilizando la generación de firmas en datos transaccionales no estáticos. Esta técnica implica generar una firma digital única para cada transacción basada en los datos transaccionales específicos. Esto dificulta aún más la falsificación de información y protege mejor a los clientes contra el shimming.

2. Implementar programas de concienciación para los consumidores: las entidades financieras deben educar a sus clientes sobre el shimming y proporcionarles información sobre cómo protegerse contra este tipo de fraude. Esto puede incluir consejos sobre cómo detectar dispositivos de shimming, cómo utilizar la tecnología contactless de manera segura y qué hacer en caso de sospechas de fraude.

3. Realizar auditorías técnicas especializadas: las entidades financieras deben llevar a cabo auditorías técnicas especializadas para identificar y abordar posibles vulnerabilidades en sus sistemas. Estas auditorías pueden ayudar a detectar dispositivos de shimming comprometidos y tomar medidas para proteger a los clientes contra los ataques.

4. Mantenerse actualizado sobre las últimas tendencias y técnicas de hackeo: las entidades financieras deben estar al tanto de las últimas tendencias y técnicas de hacking, incluido el shimming. Esto les permitirá estar preparados y tomar medidas para prevenir el shimming y proteger los datos de sus clientes.

5. Trabajar en colaboración con las autoridades y otras entidades relacionadas: las entidades financieras deben colaborar con las autoridades locales y otras entidades relacionadas, como los fabricantes de terminales de pago, para abordar y prevenir el shimming de manera más efectiva. La colaboración puede ayudar a compartir información y desarrollar soluciones más sólidas para combatir el fraude.

Conclusión: Importancia de estar informado y tomar precauciones contra el shimming

El shimming es una técnica de hackeo utilizada por los ciberdelincuentes para robar información de los chips EMV de las tarjetas bancarias y crear tarjetas fraudulentas. Esta técnica representa un riesgo de hackeo debido a su capacidad para superar la seguridad de los chips EMV y obtener acceso a la información de las tarjetas.

Para protegerse del shimming, los consumidores deben utilizar tecnología contactless, prestar atención a los dispositivos sospechosos, monitorear sus transacciones, proteger su PIN y mantener sus dispositivos actualizados. Por otro lado, las entidades financieras deben implementar medidas de seguridad adicionales, proporcionar educación y concienciación a los consumidores, realizar auditorías técnicas y mantenerse actualizadas sobre las tendencias y técnicas de hackeo.

La seguridad en el mundo digital es un tema que no debemos tomar a la ligera, y es importante estar informados y tomar todas las precauciones posibles para protegernos del shimming y otros tipos de hackeo. Al estar alertas y tomar medidas proactivas, podemos reducir el riesgo de ser víctimas de este tipo de fraudes y mantener nuestros datos financieros seguros.

Este vídeo te puede ayudar

Contenido relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Al continuar navegando por este sitio, aceptas nuestro uso de cookies. Más información